¿Por qué la „Marcha por la vida“ es un ataque a nuestra libertad?

Illustration eines Körpers

Siempre ha habido abortos.

Las prohibiciones del aborto no impiden el aborto, sino que llevan a la gente a hacerlo en las sombras de la ilegalidad. Por lo tanto, el castigo del aborto afecta particularmente a las mujeres, las personas trans, inter y queer (FTIQ)(1) de las clases bajas. Esto se debe a que a menudo carecen de dinero para el tratamiento en clínicas seguras en el extranjero.

Miles de personas siguen muriendo cada año cuando intentan abortar en secreto. Si observamos los Estados Unidos y Polonia, queda claro lo rápido que se puede revocar el derecho a decidir por nosotras mismas el resultado de un embarazo no deseado, por el que las feministas han luchado duramente.

¿Por qué nosotras, como feministas*, luchamos por el derecho al aborto libre?

La autodeterminación de las FTIQ sobre sus propios cuerpos es una preocupación central del feminismo. Por eso nos defendemos de la heteronomía y de cualquier tipo de forma de dominación. ¡Nosotras decidimos si queremos hijxs y cuando! Sin embargo, la incapacitante prohibición del aborto nos obliga a traer niñxs al mundo, independientemente de si queremos y podemos hacerlo.

En el patriarcado las personas FTIQ deben mantenerse pequeñas, nuestro comportamiento debe ser determinado y nuestros cuerpos deben ser apropiados. El hecho de que luchemos contra esto también significa que no hay que olvidar la lucha por una sociedad en la que no se discrimine a las personas con discapacidad (PcD) o diversidad funcional. Vivimos en una sociedad muy discriminatoria hacia PcD, lo que también se muestra en la forma en que la gente habla sobre PcD y como no se cuestiona si una vida con discapacidad es peor que una vida sin ella. Pero una instrumentalización trivial de las discapacidades (tal y como hacen en la „Marcha por la Vida“) no tiene nada que ver con la protección de las vidas de las PcD. Debería tratarse de que nosotras, como sociedad, eliminemos las barreras que se interponen en el camino de las PcD, que van desde las barreras físicas, como los espacios accesibles para sillas de ruedas, hasta la discriminación basada en los prejuicios y el pensamiento capacitista (2).

Esto demuestra una vez más, que la supuesta „protección de la vida“ que este movimiento reaccionario „Marcha por la Vida“ mantiene en alto está completamente fuera de lugar por demandar la prohibición del aborto.

Exigimos un cambio en la sociedad, en el sentido de una comunidad solidaria que incluya a las PcD y no las devalúe.

La libertad de decidir

¡No sólo estamos luchando por la autodeterminación sobre nuestros propios cuerpos, sino también por una sociedad en la que nuestra propia situación económica y las normas contra la discapacidad no determinen si queremos quedarnos embarazadas!

La situación actual en Suiza

Desde 2002, en Suiza se aplica la llamada „regulación de plazos“. Esta regulación nos permite cierta libertad de decisión, pero al final no es la interesada quien decide, sino la ley. La prohibición legal del aborto forma parte de una larga serie de regulaciones gubernamentales sobre organismos y personas. Tanto entonces como ahora, la prohibición del aborto sirvió como medio para cimentar imágenes familiares reaccionarias y regular la sociedad, a menudo por razones racistas para preservar una sociedad „occidental“ supuestamente amenazada por la migración.

¿Qué tiene que ver la prohibición del aborto con las ideas de la derecha? La movilización antifeminista de la „Marcha por la Vida“ de la derecha cristiana ataca el derecho a la autodeterminación y a la libre discusión de la sexualidad y la identidad de género. Justifican este paternalismo con una interpretación derechista y reaccionaria del cristianismo que encaja perfectamente con otras ideologías derechistas, si no fascistas. El centro de ambos es la familia nuclear cristiana, que debe consistir en „hombre“, „mujer“ y los niños, con la mujer como incubadora ambulante y el hombre como protector y sostén de la familia. La estricta división binaria de todas las personas en „mujeres“ y „hombres“ y la convincente atribución de sus respectivos papeles es entendida por ellos como la única verdad sagrada. Humillan a las personas que aman fuera del esquema heterosexual o no se esfuerzan en tener una familia nuclear clásica. Humillan también a las personas que no ven la maternidad como el objetivo más alto de su existencia o no se preocupan por „su hombre“. Los autoproclamados „amigos de la vida“ no son tales, al contrario, quieren imponer sus planes de vida a todas nosotras y por lo tanto se esfuerzan por oprimir y patrocinar nuestros cuerpos y por lo tanto nuestras vidas. El fortalecimiento de la ideología de la derecha siempre significa también un ataque a los derechos de las personas FTIQ. Cuando los fundamentalistas cristianos marchan en Zúrich junto con la UDC (en alemán SVP) y los neonazis, muestra el enredo del movimiento antiaborto con la retórica xenófoba, incendiaria y racista de los círculos de derecha.

¿Cuál es la situación internacional?

Los crecientes movimientos contra la autodeterminación son una expresión del fortalecimiento internacional de las ideologías conservadoras de derecha. En 2019, por ejemplo, en un clima de agitación de la derecha, sexismo y política reaccionaria, se impuso la prohibición total del aborto en un número creciente de estados de los Estados Unidos. En Polonia, el partido gobernante conservador de derecha “Pis”, quiere imponer una prohibición total del aborto, a pesar de la oposición masiva de las llamadas „protestas negras“.

La resistencia contra el recorte de nuestros derechos se está agitando en todas partes, incluso en los EE.UU. o Argentina. También en Suiza hemos demostrado en el día de la huelga feminista que somos muchas las que defendemos la autodeterminación y los cambios emancipadores de la sociedad. No podemos dejar ahora este espacio por el que hemos luchado en contra de personas que pisotean todas nuestras demandas de autonomía, por desempolvar los modelos familiares y de libertad para amar a quien y como queramos. ¡Somos muchas, somos fuertes y no seremos restringidas o expulsadas!

“Por la vida” mis narices

Es evidente que este movimiento de la „Marcha por la vida“ no sólo nos ataca a las personas FTIQ en nuestro derecho a la autodeterminación física, sino hace que nuestras vidas sean inseguras al forzarnos a abortar en la ilegalidad, lo cual depende de cuánto dinero tengamos.

Estos autoproclamados „protectores de la vida“ también atacan a todos aquellos que no encajan en su estrecha visión de la sociedad y luchan por una familia nuclear con „la mujer como madre y ama de casa“ y „el hombre como sostén de la familia“. Además, muchas de sus opiniones, como la xenofobia y la incitación contra los gays y las lesbianas, son difíciles de conciliar con el lema „Marcha por la vida“ y el deseo asociado de proteger la vida. Mientras nadie defienda una sociedad emancipadora y solidaria, en la que, por ejemplo, no se discrimine a las PcD, no se ataque a la gente o se pueda decidir a favor o en contra de tener hijos sin limitaciones sociales o económicas, sólo podemos decir: „vo wäge für’s Läbe” (“Por la vida” mis narices!)


(1)FTIQ: Las personas trans son personas cuyo sexo no coincide con el sexo que se les asignó al nacer. Inter se refiere a las personas cuyas características sexuales no corresponden a ninguna de las categorías „hombre“ o „mujer“. Los homosexuales se mueven entre o fuera de estas dos categorías. El género es un espectro y la división en las dos categorías opuestas „hombre“ y „mujer“ está construida socialmente. No todas las personas con útero son mujeres, y no todas las mujeres pueden quedar embarazadas. Por lo tanto, es sumamente importante que el acceso seguro al aborto sea posible también para las personas trans, inter y queer.

(2) El término „Capacitismo“ significa que las personas son discriminadas y desvalorizadas porque no pueden cumplir ciertos requisitos físicos o psicológicos considerados como la norma.

*se utiliza aquí para abrir términos adaptados a uno o dos géneros y para subrayar que se entiende por todos los géneros.


f.u.d.i. (feminista e intervención directa) (versión revisada)