¿Qué pasa con las personas que no pueden moverse libremente?

Exigimos no sólo que no se prohíban los abortos, sino que éstos sean más accesibles. Por supuesto no para que se realicen más abortos, sino para que las personas sean más libres de decidir a favor o en contra del aborto, independientemente de su situación económica y su posición en la sociedad.

Queremos arrojar luz aquí sobre la situación de tres grupos de personas cuya libertad de movimiento en particular está restringida y que están fuertemente influenciados por ciertas instituciones. Mujeres embarazadas en procedimientos de asilo, en prisión y en grupos precarios:

Embarazada en el procedimiento de asilo

¿Cuál es la situación de las familias y de las mujeres embarazadas en los centros de asilo o en las prisiones de deportación?

Las mujeres embarazadas suelen recibir una atención inadecuada en los centros de asilo, incluso en Suiza.

Por un lado, las personas involucradas en los procedimientos de asilo a menudo viven juntas en espacios extremadamente confinados. Muchxs de ellxs están psicológicamente traumatizadxs y al mismo tiempo sufren de incertidumbre sobre el resultado de su procedimiento de asilo.

En Suiza, las personas en trámite de asilo tienen derecho a la atención médica básica, pero no se les permite visitar a un médico o un hospital por iniciativa propia cuando lo necesiten. Esto se debe a que, aparte de las emergencias absolutas, deben solicitar primero el reembolso de los gastos al servicio social competente.

Como toda la población suiza, los admitidos temporalmente y los refugiados deben contratar un seguro básico con una compañía de seguros de salud. Los solicitantes de asilo cuya solicitud haya sido rechazada deben en principio estar asegurados por los cantones, aunque no siempre es así. Esto también significa que sólo se presta asistencia para el tratamiento médico y dental urgente, siendo urgente algo subjectivo.

En la actualidad, las mujeres refugiadas y embarazadas pueden ser mantenidas en detención administrativa, es decir, en custodia hasta la deportación, hasta la 32ª semana de embarazo, y ser deportadas. No está claro si todos los cantones se adhieren a esto de la misma manera.

Aunque las deportaciones se han detenido como resultado de la pandemia COVID-19, Amnistía Internacional advierte que la situación de emergencia ya no garantiza procedimientos de asilo justos.

Embarazadas en prisión

Las detenidas FTIQ también son discriminadas por su género. Aparte del hecho de que muchas mujeres trans son puestas en las llamadas „prisiones de hombres“ y viceversa, hay menos oportunidades de empleo para las mujeres en las prisiones que para los hombres. Sólo se les permite ducharse dos veces por semana y a las mujeres embarazadas tampoco se les permite moverse. Aunque estas mujeres serían atendidas en la medida de lo posible, en los informes sobre sus experiencias, las antiguas reclusas contaron cómo tuvieron que escuchar a las reclusas indefensas en las celdas vecinas que daban a luz sin que se les prestara ninguna ayuda a las que daban a luz.

Además, la gente en las prisiones está particularmente en peligro por la actual pandemia porque viven juntxs en un espacio muy reducido. Si falta asistencia médica y también apoyo a las mujeres embarazadas, la prohibición del aborto no protegerá vidas.

Embarazadas en un grupo precario

En el caso de las personas que viven en la pobreza, sin hogar o sin una condición de residencia válida, es decir, sin papeles en Suiza, es más difícil acceder a medidas preventivas como la anticoncepción y la atención médica gratuitas. A menudo se carece de información sobre dónde se puede obtener ayuda o a dónde acudir para obtenerla. Por último, también es una cuestión de dinero: ¿puede esta persona gastar los recursos financieros necesarios en la intervención médica necesaria en el poco tiempo que le queda?

Mientras que en Suiza se exige a todos que tengan un seguro de salud y la financiación del aborto está incluida en la financiación básica, los “sin papeles” por ejemplo, no suelen tener seguro de salud y, por lo tanto, si no tienen dinero, tienen que pagar ellas mismas un aborto completamente y no tienen la posibilidad de interrumpir un embarazo si no quieren tener hijos.

Por lo tanto, exigimos no sólo que no se prohíban los abortos, sino que sean accesibles para todas.

¡El aborto libre y accesible para todas! Esto no debe negarse por falta de recursos financieros o por el hecho de que las condiciones de vida sean difíciles.

„El aborto debe ser visto como una parte normal de la salud de la mujer.“ Sarah Diehl (activista feminista pro-elección, autora y publicista)

Sin embargo, esto también incluye la disponibilidad de opciones anticonceptivas independientemente de la situación financiera, y la promoción y emancipación de las personas de la labor educativa sobre las relaciones sexuales consensuales en todas sus facetas, las enfermedades de transmisión sexual, las opciones anticonceptivas, etc.

La información apropiada debe ponerse a disposición de todos los grupos sociales. Sin embargo, muchos grupos fundamentalistas que piden la prohibición del aborto también están luchando contra la educación sexual y contra las mejores opciones anticonceptivas disponibles, lo que provocaría situaciones en las que es más probable que se produzcan embarazos no deseados.


Más textos del folleto y traducciones aquí.